domingo, 1 de abril de 2012

Si quieres te acompaño en el camino...

Una vez, un sacerdote amigo me dijo esta frase: "Enciende una luz y déjala brillar, la luz de Jesús que brille en todo lugar. No la puedes esconder, no te puede callar, ante tal necesidad enciende la luz en la oscuridad..."


Como la luz de Jesús nos acompaña durante el camino de nuestra vida, yo  a mi manera, acompaño encendiendo mi luz en esta Semana Santa!


En este tiempo, me esta dando vueltas en mi cabeza esta canción: "Si quieres te acompaño en el camino", de Eduardo Meana, una canción en la cual me identifico mucho y la tengo presente en esta semana que comienza. Esta semana de la espera en donde uno prepara sus corazones viviendola a su manera. Por mi parte, yo no paro de agradecer, siento que tengo mucho para decir gracias, gracias y gracias... por acompañarme en mi camino y por tanto AMOR! 


Acá va la canción, para poder escucharla y sentirse acompañados!
Buena semana Santa!


Si quieres, te acompaño en el camino,
y en el camino vamos conversando.
Y al conversar, tus hombros se descargan;
descargas, pues tu peso voy llevando.

Pues pesa el peso de tu desencanto
y es tu resignación aún más pesada.
Pero te sostendré, pues ya sostuve
la cruz de toda cruz en mis espaldas.

Me duele que te alejes de los tuyos,
y el creciente dolor de tu aislamiento;
pues toda mi pasión es ver reunidos
a los hijos de Dios que andan dispersos.

Yo sé que ya no crees en nuestro sueño.
Buscas seguridad retrocediendo.
Pero hasta en dirección equivocada
lo mío es ir contigo, compañero.

Si quieres, te acompaño en el camino
Si quieres, hoy me quedare contigo. (2)


Escucha profecías, peregrino,
No seas testigo de desesperanza.
Es hora que levantes la cabeza
Y, aunque anochece, alientes la confianza.

Pues es posible ver de otra manera
La trama que se te hizo tan confusa.
¿no ves el hilo de oro de la pascua
Que rediseña todo lo que cruza?

¿No ves que desde dentro de las muertes
La muerte fue implotada y ya no mata?
Y se revela el nombre de la vida:
Y el nudo que te ataba te desata.

Partir juntos el pan en nuestra mesa
Descifra quiénes somos y seremos.
La Pascua nos irrumpe, amor de amores,
Lo más vivo venciendo lo más muerto.

Si quieres...
 

Por fin sabrás quién soy, sabrás quién eres,
Mientras despiertas del antiguo sueño:
Y entenderás que es fiel a sus promesas
El Dios que prometió ser compañero.

Y de la historia mía y de la tuya
Ya no te escaparás, ni tendrás miedo.
Verás la historia como historia abierta
Y la esperanza arder su ardor sereno.

Y sentirás nostalgia de tu gente.
Y querrás compartir tu aliento nuevo.
Sin más demora, ponte ya en camino.
Sin más demora, ponte en medio de ellos.

Y brillará en tu fe de caminante
Mi nombre y mi misterio de “camino"
Y de mi fiel estar-acompañando
Tu amor de acompañante será el signo.

Si quieres...