viernes, 15 de marzo de 2013


"Cuando veas algo o escuches algo que te irrite mucho… pon toda tu atención en tu interior. Observa como esa emoción de enojo o de rabia va creciendo poco a poco dentro de ti. Observa esa emoción en calma, sin reaccionar ante ella. Si te conviertes en un testigo de esa emoción, desaparecerá paulatinamente. Entonces regresará la calma, la paz, el bienestar. Te darás cuenta que sólo tú podrás elegir cuando enfadarte y cuando no. Hasta ese momento, eran los demás o las circunstancias los que elegían por ti. Si alguien quería “fastidiarte el día” podía hacerlo. Ahora, nadie podrá cambiar tu estado interior de calma y comprensión. 
Cuando puedes vivir sin caer en las trampas ilusorias del ego, respondes a las circunstancias de una manera directa y más efectiva. Ya no reaccionas, ahora actúas. Ahora eres el dueño de tu vida, el protagonista. Ahora todo es posible… Ah
ora nadie puede hacerte daño, ahora nadie puede detenerte… ahora nadie puede decirte:

“¡Tú no eres capaz!”

Jorge Álvarez Camacho

No hay comentarios:

Publicar un comentario